3 RECETAS CON AGUA DE ROSAS PARA EMBELLECER TU ROSTRO

1- Agua de rosas, patata y miel:

Se dice que esta mezcla es un remedio casero para hidratar la piel a profundidad y prevenir el envejecimiento prematuro de la misma. En especial, por su contenido de miel de abejas.

Ingredientes:

  • 1 patata mediana.
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g).
  • 3 cucharadas de agua de rosas (30 ml).

Preparación:

  • Pela una papa y pícala en trozos.
  • Licúa la papa hasta obtener un puré y añade el agua de rosas, la miel y el jugo de limón y mezcla hasta formar una pasta de consistencia suave.
  • Aplica la mascarilla y deja actuar durante 15 minutos.
  • Lava bien con agua templada.

2- Agua de rosas, cúrcuma y sándalo:

En países como la India, la cúrcuma se emplea en la cosmética como coadyuvante para retirar el vello corporal.

¿Tu rostro está inflamado y maltratado por culpa del maquillaje y la contaminación? En ese caso, esta receta que tiene un toque de cúrcuma es justo lo que necesitas. Además de tener un aroma increíble, cuenta con propiedades antiinflamatorias.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de agua de rosas (30 ml).
  • ½ cucharadita de cúrcuma (2 g).
  • 2 cucharadas de sándalo en polvo (20 g).

Preparación:

  • Mezcla los tres ingredientes en un bol hasta que queden perfectamente integrados.
  • Con ayuda de una brocha, esparce la mascarilla desde el cuello hasta el rostro. Asegúrate de cubrir perfectamente toda la piel.
  • Deja reposar unos minutos y enjuaga con agua fría.

3- Agua de rosas y mango:

Esta mascarilla es ideal si tu piel es muy seca y quieres hidratarla sin sensaciones grasas.

¿Buscas recetas con agua de rosas que aporten muchas vitaminas a tu piel? En ese caso, debes probar esta mascarilla. Además de tener una textura increíble, es una buena fuente de antioxidantes y vitamina C.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de agua de rosas (20 ml).
  • 1 cucharada de pulpa de mango (10 g).

Preparación:

  • Combina ambos ingredientes muy bien y aplica la mezcla sobre tu cuello y rostro.
  • Deja reposar durante 20 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Si la piel de tu rostro tiende a la sequedad puedes repetir dos veces a la semana este procedimiento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *