6 COSAS QUE SUCEDERÁN CUANDO EMPIECES A COMER MIEL A DIARIO

1- Apoyaría la salud cardiovascular:

Según un estudio publicado en el año 2011, los antioxidantes que se encuentran la miel contribuirían con la salud cardiovascular. Por esta razón, hay quienes consideran que sería saludable consumir una cucharadita de miel diluida en un vaso de agua, por ejemplo.

2- Mejoraría la memoria:

Según algunos estudios, la miel de Koompassia excelsa (mejor conocida como miel de tualang) podría ayudar a mejorar las áreas del cerebro relacionadas con el aprendizaje, reducir el estrés oxidativo y promover el equilibrio hormonal. Por ello, existe la hipótesis de que comer esta miel en concreto ayudaría a mejorar los procesos de aprendizaje y memoria.

Hay quienes afirman que por su contenido de antioxidantes y nutrientes, la miel podría ser un alimento para la salud del cerebro.

3- Podría ayudar a dormir mejor:

Según creencias populares, tomar un poco de miel antes de ir a dormir ayudaría a conseguir una buena noche de descanso.

Al ayudar a subir el nivel de la insulina en la sangre, la sangre liberaría serotonina y el organismo la convertiría en melatonina.

4- Mejoraría las digestiones:

Se cree que el consumo de miel podría facilitar los procesos de digestión y, con ello, evitaría las molestias estomacales más comunes, que son dolor e hinchazón abdominal. Sin embargo, no se han realizado estudios al respecto que permitan validar la creencia.

5- Reduciría la ansiedad:

Por su contenido de polifenoles, algunas investigaciones sostienen que la miel podría ser un alimento beneficioso en caso de depresión y ansiedad.

Sin embargo, los expertos también indican que sería necesario profundizar más al respecto, ya que la evidencia hallada hasta la fecha, aunque es prometedora, aún es limitada.

6- Promovería el tránsito intestinal:

Así como podría favorecer la digestión, la miel también podría ayudar a regular el tránsito intestinal. Por ello, hay quienes recomiendan consumir una cucharadita en caso de estreñimiento, a la par que se aumenta el consumo de agua y alimentos ricos en fibra, como las frutas y la avena.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *