3 USOS DEL ACEITE DEL ÁRBOL DEL TÉ: EL ACEITE DE LA VIDA Y DE LOS MIL REMEDIOS

1- Aceite del árbol del té para la pitiriasis

La pitiriasis rosada es una enfermedad dermatológica que aparece en las épocas de otoño o primavera. Su origen es infeccioso y el tratamiento se limita, en muchos casos, a los corticoides. A pesar de lo que se cree, no existen evidencias científicas que avalen el uso del árbol de té para aliviar esta condición.

Modo de empleo:

La posología de este tipo de aceite siempre debería ser más o menos de un 5% respecto a la cantidad de agua que incluyamos.

  • Así pues, puedes por ejemplo preparar un frasco con medio vaso de agua (100 ml) y añadir una cucharadita (5 ml) de aceite del árbol del té.
  • Para aplicarlo en caso de pitiriasis, lo más adecuado es lavar antes la zona afectada.Seguidamente, haremos una pequeña friega con esta combinación cada día. Poco a poco irás viendo resultados.

2- Para tratar el pie de atleta

El pie de atleta se origina debido a un determinado tipo de hongos. Los dermatofitos prosperan en lugares húmedos y cálidos y viven en el tejido muerto de la piel. Lo más común es sufrir inflamación o descamación, tanto en los laterales de los pies como en el área entre los dedos.

Un modo de tratar este problema es usando el aceite del árbol del té, según asegura esta información obtenida de la Clínica Mayo. Gracias a sus propiedades antimicóticas, detiene el crecimiento de los hongos y acelera la recuperación de la piel. Te explicamos cómo conseguirlo.

Modo de empleo:

  • Llena una tina con agua tibia.
  • Añade 10 gotas de aceite del árbol del té y 10 gotas de aceite de romero.
  • Sumerge los pies en este remedio durante 20 minutos y, posteriormente, sécalos cuidadosamente, sin olvidar esas zona de entre los dedos. Repítelo cada día al llegar a casa.

3- El mejor repelente para mosquitos

Este remedio ha sido corroborado por este estudio realizado por la Universidad Estatal de Nuevo México. Si vivimos en una zona en que hay zonas húmedas corremos el riesgo de que nos ataquen los mosquitos. Puesto que en ocasiones no nos basta con los repelentes ambientales o con usar un tipo determinado de ropa, te proponemos lo siguiente.

Haz una combinación de aceite del árbol de té con agua y crea tu propio repelente. Aunque te cueste trabajo creerlo, el aroma y las propiedades de este producto contribuyen a proteger la piel contra las molestas picaduras.

Ingredientes:

  • 5 cucharadas de agua (50 ml)
  • 10 gotas de aceite del árbol del té
  • 10 gotas de citronella o aceite esencial de limón

Elaboración: Para este remedio buscaremos una botellita con difusor. Después, nos aplicaremos esta mezcla sobre la piel cada noche antes de ir a dormir. Es un repelente muy eficaz y económico que vale la pena tener siempre en casa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *